enviar correo electrónico buzon@periodicoelsur.com Inicio   |   Regionales   |   Deportes   |   Sociales   |   Especiales   |   Oportunidades  |   Fotogalerías   
Página de Inicio del Periódico/Semanario El Sur de Cd. Guzmán
  Ciudad Guzmán, Jalisco, México,
Especiales
Grandes Recuerdos…
Un Suspiro… por Zapotlán
Alvaro Anguiano Cedano
buzon@periodicoelsur.com

Sábado 29 de Diciembre del 2018
Imprimir Nota
CIUDAD GUZMAN, JAL. (EL SUR).- En la recta final del año 2018 y siguiendo con el tema de los Grandes Recuerdos… Un Suspiro…por Zapotlán, vienen a mi mente unas palabras que se hicieron bastante común, en las voces de los empleados de los comercios establecidos en el Centro Histórico de Zapotlán El Grande.

Esas palabras son “HOY NO ES SÁBADO” y eran dedicadas, en forma exclusiva, a todas las personas indigentes que deambulaban por los Portales, desde la apertura de todos los negocios, más o menos 10:00 de la mañana, hasta el momento del cierre que en forma puntual, se hacía a las 2:00 de la tarde, para volverse abrir a las 17:00 horas.

Bueno, estoy hablando, de allá por las décadas de los años 60’s, 70’s y tal vez, de los 80’s, cuando se hizo una costumbre y después una tradición de mucho respeto, cuando los popularmente conocidos LIMOSNEROS, llegaban a cada negociación, para recibir bondadosamente unas monedas de 5, 10 y hasta 20 centavos.

Aparte de que esas personas acudían a los negocios establecidos, algunas caminaban por los Portales para pedirles a la ciudadanía de a pie, peatones pues, una CARIDAD POR EL AMOR DE DIOS; mientras que otras se aposentaban en las esquinas de los mismos Portales, debido a que presentaban alguna limitación o discapacidad física.

La ley de estas personas, era que no podían llegar a determinada tienda o negocio, entre semana, digamos los lunes, martes, miércoles, jueves o viernes, incluyendo los domingos, porque en forma inmediata, escuchaban en las voces de los empleados de mostrador, las palabras de “HOY NO ES SABADO”.

En los años posteriores, al cierre del siglo XX y siguiendo con los del comienzo del Tercer Milenio, la pobreza se ha agudizado para convertirse en una pobreza extrema que en forma alarmante, ha hecho crecer el número de personas indigentes, que ya no les importa que sea el día que sea, para salir a las calles a solicitar algunas monedas.

Al igual, en los Portales, en el Centro de la ciudad e inclusive, en las entradas a los Templos, se aposentan los pordioseros para solicitar a las personas de buena voluntad, un poco de caridad; aunque algunos, se sientan cómodamente en las bancas del Jardín 5 de Mayo, con una cajita o un simple sombrero para que ahí les dejen las monedas.

Es bastante notoria, la diferencia que había entre los limosneros de antaño y los actuales, ya que los primeros, con el simple hecho de observarlos detenidamente, con un pie, una mano, el cuello o la cabeza con una venda, se sabía, por intuición, que realmente era una persona anciana que requería del apoyo económico.

La otra enorme diferencia, es que por estos tiempos, se pueden observar por todos lados a personas de todas las edades, empezando con los niños, adolescentes, jóvenes y adultos, que sin mostrar enfermedad o discapacidad alguna, andan pidiendo algo para comer, cuando en realidad, las aportaciones las utilizan para otros fines.

En cierta ocasión, cuando había infinidad de puestos en los Portales, estaba un servidor, saboreándose unos tacos de Don Rosendo, cuando llegó un chamaco y me dice: ME DA PARA COMPRAR UN TACO, a lo que le dije al empleado: Sírveme tres tacos en un plato y luego se los puse en las manos al niño y me cambió la cantaleta: NO QUIERO TACOS, QUIERO COMPRAR ALGO, algo cómo qué, -NO, PUES NO SE.

Con esa actitud que me demostró en público: JAMÁS ME VOLVÍ A COMPADECER POR NINGÚN MOCOSO PEDICHE… mientras que en otra ocasión, también le pasó lo mismo a una persona mayor, al ofrecerle un plato con tacos a un joven que supuestamente se estaba muriendo de hambre y al recibir los tacos, se fue retirando y disimuladamente, echó los tacos a un tambo de la basura.

Así, que la indigencia seguirá creciendo en forma alarmante, pero no por el hambre, sino por la manera fácil de hacerse de unas cuantas monedas que de seguro habrán de utilizar para la compra de cigarros, alcohol u otro producto que pueda resultar dañino para el organismo y por lógica en perjuicio de su propia salud.

Ojalá y se pudiera volver a los tiempos de antes, en los que se respetaba el día para pedir LIMOSNAS que era exclusivamente los SÁBADOS y a las personas que ya eran clientes asiduos para pedir la caridad pública… Ahora todos piden y el día que sea, principalmente en la calle de Reforma, desde el Portal Iturbide, hasta la calle Juárez.
Más Noticias de Especiales  »
Otras Noticias »
Especiales »
» Relatos de Ficción
“Tierra de panteón”
22 de Enero de 2019
» Colaboración
Datos y datas de interés
22 de Enero de 2019
» Grandes Recuerdos… Un Suspiro… por Zapotlán
Evolución del Valle de Zapotlán para ser una Ciudad
18 de Enero de 2019
»  Relatos de Ficción
“Ancianas siniestras”
15 de Enero de 2019
»  Colaboración
Datos y datas de interés
15 de Enero de 2019
Acerca del Semanario El SUR | Directorio | Contáctenos |Aviso legal | ©2005-2011 Todos los Derechos Reservados.
Ciudad Guzmán, municipio de Zapotlán El Grande, Jalisco, México. Dudas y comentarios: buzon@periodicoelsur.com
Las marcas comerciales, nombres comerciales, nombres de productos y logotipos de terceros incluidos en este sitio web pueden ser marcas comerciales o marcas comerciales registradas de sus respectivos propietarios.
Resolución mínima de 800x600 píxeles. ¡Actualizar Navegador/Browser! Esta página se visualiza mejor en:
Internet Explorer 6+(6+) ' Netscape 8+(8+) 'Opera(8+) ' Mozilla ' FireFox ' Flash