enviar correo electrónico buzon@periodicoelsur.com Inicio   |   Regionales   |   Deportes   |   Sociales   |   Especiales   |   Oportunidades  |   Fotogalerías   
Página de Inicio del Periódico/Semanario El Sur de Cd. Guzmán
  Ciudad Guzmán, Jalisco, México,
Especiales
Relatos de Ficción
“El camino del arriero”
Redacción Informativo del Sur de Jalisco
buzon@periodicoelsur.com

Jueves 28 de Junio del 2018
Imprimir Nota
Se diría que es una escena de película de terror. Una carreta avanza por la solitaria calle, guiada por un hombre de rostro diabólico y tirada por dos caballos descarnados. El intenso ruido rompe el silencio de la noche y causa alarma entre los vecinos.

-“¡Arre! ¡Arre... que las puertas del infierno se abrirán a mi paso!”

A toda velocidad, la carreta sale del pueblo. Se alcanzan a percibir las chispas provocadas por los cascos de los siniestros corceles.

En su casa, Tiburcio Lomelí habla en voz baja con su esposa Goyita.

-“Claro... sólo podía tratarse de ese demonio”.

-“¿Quién?”

-“El arriero Saturnino”.

La penumbra los rodea.

-“Pero se trata solamente de una leyenda. Ese tipo murió hace mucho tiempo. Seguramente quien acaba de pasar es un ebrio escandaloso”.

Tiburcio se acomoda en una silla. Su esposa hace lo mismo.

-“¡Ojalá fuera eso! No habría motivo para temores. Seres como él se van a otra dimensión, pero tarde o temprano se hacen presentes entre los humanos para causar su perdición”.

Goyita queda en silencio por un momento. Tiene recuerdos escalofriantes.

-“Se decía que en su carreta transportaba cadáveres que sacaba del panteón. Era un servicio que hacía a un hechicero africano llamado Kudú, que había llegado a estas tierras y habitaba en algún lugar de la montaña. Practicaba la magia negra y le pagaba a Saturnino con monedas de oro”.

-“Se cuenta que esto mismo despertó su ambición, al grado de rebelarse contra el hechicero. Amenazó con denunciarlo si no le daba más dinero”.

Tiburcio enciende un cigarro. Trata de serenarse.

-“Se afirma que trató de atacarlo con su machete, pero que los cadáveres defendieron a su amo. Entonces Saturnino invocó al diablo, comprometiéndose a entregarle almas a cambio de acabar con Kudú”.

-“¿Y qué pasaría en realidad?”

-“Cada quien tiene su versión, Goyita, pero tiempo después el arriero empezó a aparecerse, guiando su carreta infernal y comiendo carbón al rojo vivo. Del hechicero no se supo más”.

Su esposa hace la señal de la cruz.

-“¡Prefiero creer que todo es leyenda!”

Tiburcio se incorpora.

-“Te demostraré que todo es verdad. Vamos”.

Aunque con ciertos temores, salen a la calle. Tiburcio señala hacia el pavimento.

-“¡Mira las huellas que dejó la carreta!”

La señora palidece.

-“¡Sale humo! ¡Parece que fueron hechas con hierros candentes! ¡Huele a azufre!”

-“¡Y también hay monedas de oro! Este es el camino del arriero maldito. ¡Quien caiga en la tentación será conducido a los mismos infiernos!”
Más Noticias de Especiales  »
Otras Noticias »
Especiales »
» Relatos de Ficción
“Leyenda y costumbre”
20 de Julio de 2018
» Colaboración
Datos y datas de interés
20 de Julio de 2018
» Relatos de Ficción
“La obra de Markus”
18 de Julio de 2018
»  Colaboración
Datos y datas de interés
18 de Julio de 2018
»  Relatos de Ficción
“Los veo y escucho”
14 de Julio de 2018
Acerca del Semanario El SUR | Directorio | Contáctenos |Aviso legal | ©2005-2011 Todos los Derechos Reservados.
Ciudad Guzmán, municipio de Zapotlán El Grande, Jalisco, México. Dudas y comentarios: buzon@periodicoelsur.com
Las marcas comerciales, nombres comerciales, nombres de productos y logotipos de terceros incluidos en este sitio web pueden ser marcas comerciales o marcas comerciales registradas de sus respectivos propietarios.
Resolución mínima de 800x600 píxeles. ¡Actualizar Navegador/Browser! Esta página se visualiza mejor en:
Internet Explorer 6+(6+) ' Netscape 8+(8+) 'Opera(8+) ' Mozilla ' FireFox ' Flash