enviar correo electrónico buzon@periodicoelsur.com Inicio   |   Regionales   |   Deportes   |   Sociales   |   Especiales   |   Oportunidades  |   Fotogalerías   
Página de Inicio del Periódico/Semanario El Sur de Cd. Guzmán
  Ciudad Guzmán, Jalisco, México,
La carreta y los Bueyes
La seguridad en el municipio de Sayula…
Lic. Rodrigo Sánchez Sosa
buzon@periodicoelsur.com


Jueves 24 de Febrero del 2011
Imprimir Nota
Hola amigos lectores, es un placer, como siempre, comunicarme con ustedes por este medio. Todos felices de que un espacio libre del periodismo nacional esté de vuelta en el aire.

Carmen Aristegui volvió. Con ello, ojalá entendamos los mexicanos lo que significa la unión para reclamar nuestros derechos en éste país en que se nos niegan. La unión de todos los radioescuchas de Carmen y del propio gremio periodístico, salvo los nefastos paleros, que como aquí, existen en la nación; pudo someter la injusticia del poder ejecutivo en uno de sus desplantes más de autoritarismo ramplón, y al otro poder fáctico en México, el corporativo, la empresa MVS.

La ciudadanía tan amedrentada por estos poderes les ganó una partida, pero no la guerra, y de eso se debe aprender, si perdemos el miedo como ciudadanos, los poderoso son los que temblaran; ahí esta la revolución en el mundo árabe, hasta la súper potencia gringa tuvo que ceder, con todo lo que implica para su dominio estratégico de medio oriente tal cosa. Ya es hora que en el mundo se vea la verdad de todo este sistema de dominio imperial anglo-israelí. La lógica de la economía dice, la concentración de la riqueza impide el progreso de las mayorías y las condena irremediablemente a la muerte, lo mismo que al planeta a una hecatombe ecológica.

No se puede decir que la concentración de la riqueza y el poder en nuestro país haya generado más igualdad de oportunidades en los últimos 30 años, por el contrario se empobreció a más de la mitad de la población del país, mientras se fabricaban fraudulenta y corruptamente 40 súper millonarios, de los cuales hoy solo quedan menos de una decena, terminaron comiéndose entre ellos (y siguen, ahí está la pelea televisa-telmex), por el efecto caníbal del sistema que impusieron al país los tecnócratas priistas y los panistas neoliberales y fascistas.

El neoliberalismo. ¿Qué significo para un municipio como Sayula y una región como el sur del estado todo esto? Bueno los efectos los vemos principalmente en la fuente de recursos que la región y el municipio citado tienen como estratégica, la producción agrícola y ganadera. La primera que colapso antes la políticas económicas impuestas desde el centro fue la producción ganadera, que no compitió con la importación indiscriminada de productos ganaderos en la región; en Sayula salvo contadas excepciones, las importantes inversiones en el rublo se perdieron, la producción se colapso, pese a los esfuerzos de los productores y sus gestiones ante el gobierno federal.

La industrialización del agro en la región también colapsó la inversión local al hacerla incompetente frete a trasnacionales de alto impacto en el sector, y la enfrentó al problema de desgastes de suelos y plagas que dejó la producción industrial en el agro del sur de Jalisco. La depredación forestal y la contaminación de vasos lacustres como la laguna de Zapotlán y la Laguna seca de Sayula, cierran la pinza en esta tragedia local que es también nacional.

Gobierno y políticos incompetentes, un partido de visión limitada y con fuertes intereses con empresarios nacionales y extranjeros, el PAN,  hizo del estado su coto de poder y lo maneja, hasta hoy, conforme los intereses de grupúsculos de la clase media y empresarial del estado. Mientras todos nosotros como espectadores asustados, humillados, explotados y despreciados; cayendo cada vez más en la escala social, mientras ellos se reparten los despojos del empobrecimiento de las mayorías sin el menor pudor.

Ahí tenemos la muestra de que estos poderes facticos de la nación pueden ser derrotados, sin necesidad de partidos políticos de por medio ni lideres carismáticos. Rescatamos, y lo digo porque yo también me uní a la protesta por el despido de Aristegui , un espacio ciudadano, sometimos al poder, y eso se puede repetir para parar la guerra fratricida de Calderón, y rescatar a nuestra nación de la caída libre a la que la empujan la derecha Panista-priista.

El imperio del norte espera la oportunidad para convertirnos en su neo colonia, cosa que solo puede llevar a una guerra contra el invasor ambicioso, pues aunque el gobierno entregue el país al saqueo generalizado y desgaste las instituciones hasta crear las condiciones para una intervención gringa, el pueblo  de México, no olvida la afrenta del robo de más de la mitad de su territorio, y las cosas pueden ponerse peor que en Irak para el gigante norteño si se atreve a cruzar la frontera con esas intenciones.

No es mucho pedir una unión de todos los mexicanos al estilo árabe para parar esta barbarie y prevenir la futura invasión de nuestro país. No será fácil, pero peor será no actuar a tiempo y dejar que nos avasallen como a conejos, por chiquitos, orejones y pen….

La seguridad en el municipio de Sayula…

Luego del despido de la mitad de la policía municipal al principio de esta administración en Sayula, sin que se hayan contratado elementos capacitados para ello, que substituyeran los despidos, muy cuestionados por cierto; la guerra cavernícola del barrio del santuario, puso en entre dicho la efectividad de estas políticas de seguridad publica del alcalde.

Incluso esa misma semana el director de seguridad pública de Sayula renunció, se especula por esto mismo. Pero por ley el responsable directo es el presidente municipal ¿cómo puede, concebir que el municipio de Sayula de cerca de 40 mil habitantes sea custodiado solo por diez elementos de seguridad por turno? Su limitante ya se vio la semana pasada, los rebasó a tal grado que a la persona que atiende el teléfono en la comandancia de policía se le ordenó descolgar el teléfono cuando los vecinos del barrio del santuario llamaban desesperados para pedir ayuda.

La angustia de los vecinos desprotegidos los llevó a telefonear al batallón de infantería de la SEDENA en esa localidad, los cuales condicionaron su participación al expreso pedido del alcalde, que nadie sabe a esa hora dónde estaba, algunos aseguran que estaba en la comandancia de policía de Sayula, y que él mismo ordenó la maniobra evasiva frente a la responsabilidad suya y de sus elementos ante las llamadas de auxilio de los vecinos de aquél barrio. Ciertamente, de acuerdo a la opinión del lector una riña entre bandas juveniles no amerita y es contra producente involucrar al ejercito; cualquier exceso de cualquiera de los bandos hubiera terminado en tragedia; aún así hay en Sayula hay quien aún hoy pide que el ejercito intervenga en labores de seguridad publica del municipio.

La pregunta obligada es ¿y qué hay del presupuesto de seguridad que recibe el ayuntamiento? y ¿en qué se esta aplicando si no se hace en el rubro correspondiente?  Mientras tanto, el otro fenómeno, del lado de la ciudadanía y se dio: la gente del barrio ahora defiende a los rijosos y vándalos, cuando en un principio se indigno y por otro lado los vecinos que se antevieron a denunciar se sienten intimidados por los pandilleros.

Parece que si esto sigue así, pese a que ya se retiraron permisos de venta de cerveza en el barrio citado, lo que sigue es que corra sangre. Nadie parece proponer una solución sensata y a largo plazo del problema de inseguridad en ese municipio. El fin de semana pasado, un  operativo de la policía municipal apoyada por elementos de otras corporaciones foráneas, detuvieron a varios de los señalados como culpables de daño en propiedad ajena, amenazas y alteración del orden publico. Pero seguramente en el futuro se darán otras confrontaciones, más si recordamos que para nada se cuestionó el papel que juega el reglamento de giros restringidos, parta convertir la calle en una gran cantina después de las once de la noche en Sayula.

Por lo pronto, luego que un grupo de vecinas de aquel lugar intimidará, literalmente, al presidente municipal con sus reclamos luego de la guerra de piedras que dejó daños de más de 30 mil pesos en casas y autos, los policías apoyados por otros similares vigilarán las calles de ese barrios este fin de semana, pero seguramente, no será por siempre, ni siquiera lo que dure este trienio. Aquí esta el costo de políticas equivocadas en todos los rubros, y de un cabildo inepto y regenteado por el alcalde… pos bueno, ahí se ven.

arriba Arriba
Columnas Anteriores »
Acerca del Semanario El SUR | Directorio | Contáctenos |Aviso legal | ©2005-2011 Todos los Derechos Reservados.
Ciudad Guzmán, municipio de Zapotlán El Grande, Jalisco, México. Dudas y comentarios: buzon@periodicoelsur.com
Las marcas comerciales, nombres comerciales, nombres de productos y logotipos de terceros incluidos en este sitio web pueden ser marcas comerciales o marcas comerciales registradas de sus respectivos propietarios.
Resolución mínima de 800x600 píxeles. ¡Actualizar Navegador/Browser! Esta página se visualiza mejor en:
Internet Explorer 6+(6+) ' Netscape 8+(8+) 'Opera(8+) ' Mozilla ' FireFox ' Flash